Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

jueves, 2 de enero de 2014

La granadina de Marchena y Morente

Envío a Felipe Rull con mi agradecimiento.

¿Me creen ustedes si les cuento que en mi casa el primer televisor que entró fue hacia 1983? Les digo esto para justificar mi desconocimiento de primera mano de las series que TVE emitió sobre el Flamenco en la década de los setenta. Hubo una de gran calidad que respondía al nombre de Rito y Geografía del Cante Flamenco y que en los últimos meses estoy conociendo gracias a que está accesible a través de Internet. Escuchando el capítulo dedicado a Pepe Marchena me encuentro el siguiente registro sonoro:


¿Aires de los campos marcheneros? Yo esperaba que Pepe, junto al guitarrista Benito de Mérida, me saliera con alguno de sus logradísimos fandangos, pero nada de eso. Esto es una inmensa granadina. ¿Y a mí que me suena  que esa misma letra y melodía la usó Enrique Morente? Me pongo a revisar toda la discografía que poseo del granadino y no encuentro nada. Recurro a Facebook en la esperanza de que algún coleccionista me diera pista y el amigo Felipe Rull me remite a un vídeo de Youtube cuyo correspondiente audio reza así:



Grabación de 1990 con el guitarrista Agustín El Bola. Ahí estaba lo que yo buscaba, arrojándome luz para anular la sombra del Arzheimer que me persigue. ¡Osú con el dichoso doctor! Pero, Andrés de mi alma, si tú mismo habías escrito sobre esto hace unos pocos meses. Acuérdate de tu artículo del 21 de julio de 2013:
Claro que te sonaba, lo que pasa es que no estaba en disco sino en una grabación casera hecha en tu propia peña y en tu presencia. En los comentarios a dicho artículo, tú y tus amigos disteis por buena la afirmación de que se trataba de una creación de Morente y ahora va resultar que no, que Marchena se le adelantó. Tampoco es tan grave: nunca desmerece un buen discípulo de un mejor maestro.  Lo cierto es que esta granadina no respondía a ninguno de los esquemas clásicos (Chacón, Cepero, Vallejo) y que Morente supo sacarle mucho partido en años siguientes, aunque ya con otras letras, tanto en su disco sobre Lorca como en su monumental álbum Omega.

2 comentarios:

  1. No hay nada nuevo bajo el sol, dice el refrán. Seguirán apareciendo y disipándose los misterios. JB

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que el gusanillo por Marchena se lo debió Enrique al amigo Blas Vega, Cuando se puso a estudiar al marchenero se encontró un filón de melodías y de tonalidades poco usuales en las corrientes cantaoras que imperaban por aquellos años sesenta y setenta.
      Un abrazo, Pepe.

      Eliminar