Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

sábado, 28 de marzo de 2015

JIMENA DE COÍN, un libro de lujo para una digna cantaora

Corrían los años sesenta y yo me iba haciendo, con muchas dificultades económicas, con una pequeña colección de vinilos flamencos. De los chicos (45 r.p.m.), que venían a costar entre 80 y 100 pesetas, y los grandes (33 r.p.m.), cuyo precio rondaba los cincuenta duros.


Grabados en 1964 por la casa Hispavox, compré varios relativos a Málaga y sus cantes y en uno de ellos iban estos preciosísimos verdiales



cantados por la Jimena de Coín y su grupo. ¿La Jimena? Lo he sabido mucho después, pero se trataba de la cantaora Fuensanta Jiménez González (Coín, Málaga, 1911-2005). Me volví a interesar por ella cuando supe que grabó una saeta al viejo estilo, saeta que, junto a otra de La Talegona, les ofrecí a ustedes el pasado día 23 de febrero. Bueno, la verdad es que también en los últimos meses me interesé por La Jimena por un asunto que voy a dejar para otro día, pero que, al indagar en él, supe de la existencia de un libro especie de biografía-homenaje a la señá Fuensanta

Entre que uno procede de una familia con "posibles" y entre que uno se jubiló con la menos mala de las pensiones, la verdad es que no pude reprimirme el impulso de buscar y comprar ese libro. Mírenlo. Edición de superlujo, con encuadernación de las caras y sobrecuebierta a cuatricomía. Ciento ochenta y cuatro páginas en papel de alto gramaje y textura de suavidad superior. Calidad en suma similar a la que los políticos de la casta imponen a su propaganda siempre que hay votaciones, pero cuyo coste a la larga recae en el ciudadano de a pie.


En el libro hay un prólogo firmado por don Gabriel Jesús Clavijo Sánchez, Alcalde de Coín,  Al final, puede leerse esto;
Con esta biografía, donde el Ayuntamiento de Coín hace un importante esfuerzo...    
¡Tate!, ahora me voy aclarando. No lo dice el señor alcalde pero queda claro que el importante esfuerzo no podía ser sino "económico", o sea que el Ayuntamiento, con dinero público, costeó el libro. Lo cual me parece loable porque La Jimena lo merecía, pero, don Gabriel Jesús, ¿no se pasaron ustedes en lo del lujerío?  

Pero es que la cosa no queda ahí. ¿Se imaginan ustedes un libro de 184 páginas donde 184 - 124 = 60 páginas, es decir la casi tercera parte del total, está dedicada a índices? Esto a mí me recuerda a lo que oía en mi pueblo: "El burro, grande, ande o no ande". Antes de esos "engordados" índices, hay unas 14 páginas de fotos de la biografiada (lo más valioso del ibro) y otras 6 mostrando diversas placas que la buena de Fuensanta recibió en vida. Total, que si quitamos presentación y prólogo, nos quedan unas 90 páginas de texto. ¿Hablando de la Jimena? Sí, pero cada vez que se nombra a un personaje, se pone una amplia nota a pie de página y una foto. Así, nos encontramos con imágenes conocidísimas para los aficionados como las de Vallejo, Marchena, los Pena, Juan Breva, Cayetano de Cabra, etcétera... ¡Vaya, si por salir, sale hasta el mismísimo Albert Einstein! Quiero decir, con todo esto, que lo que verdaderamente nos interesa a los aficionados que es la biografía de Fuensanta Jiménez, iría bien despachado con no más de 50 páginas.

En fin, ¿dispendio? En mi opinión, sí. Tanto más cuando me consta que hay cantidad de textos de investigación flamenca durmiendo en casa de sus autores a la espera de una posible edición.

¡Bueno!, que iba a cerrar el artículo olvidándome del autor del libro. Se trata de Gonzalo Rojo, ese veterano flamencólogo malagueño que, como dicen por estos lares, "lo mismo sirve para un roto que para un descosío".

4 comentarios:

  1. Supongo que conocerá Vd otro sobre Marchena ,creo que del mismo autor, también tó empapelao y enmoquetao.
    Lamentablemente las publicaciones,generalmente lujosas , de los Organismos Oficiales,no llegan a la gente que los financia.Se reparten entre los paniagüaos y hay que recurrir a enviar un escrito al preboste editor de ocasión, haciendo un panegírico de su partido ,de sus geniales actuaciones en "cortura" y que desde que ellos están los genios andan por las calles a manojitos.
    Lo he comprobado en persona y funciona.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Franmartin, desconozco ese libro sobre Marchena. ¿Podrías darme más datos? En cuanto a los libros patrocinados por las instituciones, ya se sabe que van para el lucimiento de éstas y nunca dirigidas al lector de a pie. Saludos

      Eliminar
  2. ""Ayer por mi calle
    pasaba un borrico,
    el más adornado
    que en mi vida he visto""

    Así comienza, amigo Andrés una conocida fábula de Tomás de Iriarte (La compra del asno) y que va sobre el tema de tu entrada. Y si te transcribo la moraleja...

    A fe que este lance
    no echaré en olvido,
    pues viene de molde
    a un amigo mío,
    el cual, a buen precio,
    ha comprado un libro
    bien encuadernado,
    que no vale un pito.

    ...sobran más comentarios.

    Y esto no es un caso aislado. Yo también hice en su día la crónica de un libro "de lujo" y subvencionado...

    http://pedelgom.blogspot.com.es/2008/10/tangos-y-jaleos-extremeos.html

    Saludos flamencos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pedro, siempre oportuno y certero. No conocía esa entrada de tu blog porque, como sabes, me incorporé a las redes mucho después. Me gusta y te felicito por ella. Saludos

      Eliminar