Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

lunes, 7 de noviembre de 2016

María de GRACIA Jiménez Zayas, una cantaora DE TRIANA

Trasteando por estos mundos de las redes cibernéticas, me encuentro con una cita del novelista Álvaro Retana (1) referida a la cupletista Gracia de Triana (2). Fue en 1964 y dice literalmente:



La estrella folklórica más enterada de lo que es el cante jondo. Domina todos los estilos, porque los fue aprendiendo desde los diez años, en que, según declaración suya, empezó a ganarse la vida cantando flamenco para los buenos aficionados. De tasca en tasca, de colmao en colmao, que es donde puede hallarse alternando a los pontífices del género. Gracita, niña, hubo de ir en busca del pan cotidiano, y oyendo a los grandes maestros, llegó a serlo también ella.


Estas afirmaciones parecen chocar con la idea muy generalizada que la ubican únicamente en la órbita de las cupletistas, opinión que es la que yo conservo de mi niñez. Sin embargo, en años recientes tuvimos ocasión (vean mi artículo del 4 de marzo de 2014) de escucharle unos fandangos, acompañados por Manolo de Badajoz, que no importa repetir ahora:

¿Fandangos? Sí, fandangos camperos, la misma melodía que debió de aprender de Pepe Pinto quien la había grabado en 1935 con el nombre de Pinteras, o, si se quiere, la melodía que años después registró Pastora Pavón con el rótulo de bamberas. Después de este cante, también la escuchamos el día 10 de febrero de 2016 cantando por saetas y, finalmente, el 15 de marzo de 2016 haciendo unas tarantas de Linares.  Son tres muestras para demostrar que efectivamente Gracia de Triana era cantaora, por mucho que la flamencología al uso prácticamente la haya ignorado. En nuestro afán de reivindicar su voz, hemos buscado y hemos encontrado material para ofrecerles a ustedes un pequeño recital flamenco

1) Fandangos acompañados por Miguel Borrull, La gente se me reía:

2) Malagueña con la guitarra de Niño Ricardo en 1946, Pero más te quiero a ti:

3) Cuplé por Bulerías, Cómo reluce Triana (3):

4) Alegrías acompañadas en 1944 por Paco Aguilera, El agua y no la aminoro:

5) Caracoles con la guitarra de Antonio Linares en 1957, La gran calle de Alcalá:

6) Soleares de Triana de 1957 con Antonio Linares: Me lo crucificó el río:



(1) Álvaro Retana Ramírez de Arellano, nacido en Filipinas en 1890, de familia noble, fue novelista, dibujante, músico, modisto y letrista de cuplés. Homosexual y libertino, auténtico maestro de la literatura ambigua, fue un adelantado en muchas cosas. Procesado durante la dictadura de Primo de Rivera, en la guerra del 36-39 se unió a la causa obrera y al final de la contienda fue detenido por rojo y mariquita, siendo condenado a muerte, si bien la pena se le conmutó por cárcel gracias a la intervención nada más y nada menos que del Papa Pío XII. En 1948 salió de la cárcel aunque perdiendo su plaza de funcionario en el Tribunal de Cuentas. Murió en Torrejón de Ardoz en 1970.

(2) María de Gracia Jiménez Zayas, nacida en Sevilla el 26 de enero de 1919. Murió en Madrid el 13 de enero de 1989.

(3) Este tema es original del letrista Hermenegildo Montes quien lo compuso expresamente para Gracia de Triana, poniéndole la música Benito Ulecia. Algo después fue grabado por el reconocido maestro Antonio Mairena.

2 comentarios:

  1. Me encantó esta entrada, buen trabajo Andrés, mi más entusiasta enhorabuena. Gracia de Triana es una de mis preferidas y de las más completas, a mi juicio.
    Muchas gracias.
    Saludos.
    Mari Carmen.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Era de elemental justicia el reivindicar el papel FLAMENCO de esta mujer. Saludos, amiga Mari Carmen.

      Eliminar