Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

viernes, 17 de abril de 2015

¿Tangos flamencos en el Alentejo portugués?

Me dio un día por preguntarme por la poca permeabilidad de nuestro Cante Flamenco con la vecina república de Portugal, pese a ese obligado contacto con tres provincias flamencas como son las de Huelva, Badajoz y Cáceres. Me resultó como excepcional la grabación de un fado por bulerías hecha por el inefable Porrina de Badajoz. Se trataba del Ai, Mouraria de doña Amalia Rodrigues.

Desde Huelva nadie me dice nada y ahora hasta pienso que si los fandangos le llegaron desde Málaga en boca de los arrieros, éstos no pudieron pasar el Guadiana (los borriquillos no nadaban) y por eso el Algarve no se flamenquizó.

En Badajoz, me dice el amigo Paco Canela, sí hubo mucho intercambio entre la capital extremeña y la vecina Portugal, con mucho contrabando por ejemplo de café. Le venía bien al flamenco siempre dado a historias de bandoleros, a historias de contrabandistas. Me señala Paco y celebro leerlo que también Amalia Rodrigues era admiradora del marqués Porrina de Badajoz.

Desde Cáceres, me señala Pedro Delgado que el tema había sido planteado y tratado en TVE en uno de los programas de Rito y Geografía del Cante Flamenco. Yo lo desconocía porque como habré contado alguna vez el primer televisor que entró en mi casa fue en la tardía fecha de 1983. Ahora, gracias a Internet, esos materiales están a nuestro alcance y hemos localizado fácilmente el vídeo del programa, emitido el 3 de septiembre de 1973, a que se refiere mi amigo de Cáceres.

En él José María Velázquez Gaztelu pone énfasis en que la difusión de los cantes propiamente extremeños (tangos y jaleos) se produjo hacia 1969. Yo creo que los guionistas de TVE se habían olvidado de añejas aportaciones de Carmen Amaya, de Antonio de la Calzá o de Manuel Vallejo, lo mismo que hicieron con otras,  más recientes en el tiempo, de Rafael Romero o Juan Valderrama, y, por supuesto, con las grabaciones del Marqués de Porrina. Eso por hablar de grabaciones, porque en el terreno literario las coplas
Vengo e la tierra e Barros / y mis cabayos solitos / fueron los que me sacaron
Vengo e la Extremadura / e ponerle a mi cabayo / e plata las jerrauras
ya andaban recogidas en libro por don Antonio Machado y Álvarez allá por 1881.

Aunque anunciado desde el principio, lo más curioso de este vídeo llega en los minutos finales cuando sus autores creen haber descubierto una modalidad portuguesa del tango flamenco. Así nos lo dicen:


Efectivamente estamos en la preciosa población de Vila Viçosa que yo había tenido la ocasión de visitar unos años antes. Escuchen atentamente como cantaban sus gitanos y saquen ustedes sus propias conclusiones.


Para los que quieran ver y escuchar el vídeo completo, aquí lo tienen:


No hay comentarios:

Publicar un comentario