Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

lunes, 13 de febrero de 2012

Pepita Caballero


Envío a Humberto Quisquiles.

Hoy mi memoria me lleva a la cuarta mujer (única no gitana) que don Antonio Mairena eligió para su Antología del Cante Flamenco y del Cante Gitano (Columbia, 1965). Se trata de Pepita Caballero y grabó para este álbum peteneras, granaína y taranta, siendo acompañada por Melchor de Marchena en las primeras y por Manuel Morao en los otros dos registros.

De nombre Josefa Matallanes Caballero, vino al mundo en 1915 en el monumental pueblo sevillano de Carmona. Murió en una residencia geriátrica de Barcelona el día 21 de noviembre de 1993. Cantaba desde chica y muy joven aún, en 1932, se marcha a Madrid en busca de Pepe Marchena pidiéndole a éste que la incorporara a su troupe. El veterano Rafael Pareja, que en esa época iba con Marchena a todas partes, no ya como cantaor sino como maestro de canto, se encargó de pulirla, de enseñarle a cantar con guitarra, de ponerle cantes (como solía decir el propio Pareja). Pepita aprendió y tanto que más adelante, exagerando un poco, su maestro llegó a decir que "Después de la de los Peines, la Caballero".

Efectivamente, debutó en el Price y desde entonces hizo giras por toda España con Marchena y otras veces con Jesús Perosanz. Viajó por Francia, Portugal y Marruecos. En 1936 participó en el Certamen Nacional de Cante Flamenco celebrado en el Circo Price. Sin dejar nunca de aprender, se dejó influir por Pastora Pavón y por Manuel Vallejo. A través de sus maestros enlazó con los cantes de don Antonio Chacón.

En los años cuarenta frecuentó los colmaos madrileños, especialmente el de Villa Rosa. En esos años grabó, unas veces con Pepe de Badajoz, otras con Manolo de Badajoz. Para la posteridad nos dejó rumbas y milongas, fandangos y medias granaínas, bulerías y alegrías. Más tarde, como dijimos al principio, grabó para la Antología de Columbia. Arrastrada por la necesidad acabó en Barcelona donde ejerció como lotera, aunque sin dejar de mostrar su arte cantaor en sociedades diversas, en casinos y en peñas.

En 1972 regresa a su pueblo para recibir un homenaje. En el acto cantaron, entre otros, Fosforito, Lebrijano, Fernanda de Utrera, Chocolate, Diego Clavel y, por supuesto, ella misma.

En mi blog Cantando por Fandangos hemos incluido una de las grabaciones que hizo con Manolo de Badajoz. Ahora, y así acabamos, traemos la granaína que hizo con Morao:

6 comentarios:

  1. Vaya Andrés, me percato que tu blog ya cumple un año de excelente labor docente en el flamenco y de sabrosos comentarios ilustrados para los nuevos y viejos aficionados.
    Un abrazo
    J BENTIN

    ResponderEliminar
  2. Buenas tardes Andrés. Me llamo José María y soy de Sevilla, por casualidad buscando en google, he visitado tu blog.
    Intento encontrar información por internet, que hasta ahora me esta resultando bastante dicícil, de un cuadro flamenco en Triana en el año 1920-30 más o menos llamado "las piruli".
    Me haría mucha ilusión porque se trata de mi bisabuela, que actuaba en ese cuadro flamenco. Era por su Vd. tenias información o alguna foto ya que en tu blog hablas de la historia del flamenco. Muchas gracias y si puedes contésteme al correo: jmo.20@hotmail.com

    Un saludo

    ResponderEliminar
  3. Hola Sr. Raya. Como aficionado, usualmente ando buceando en las informaciones flamencas (muchas de las cuales están tristemente adulteradas), y buceando en este serio cuaderno. Hoy (hace más de dos años de publicarse la entrada), encuentro esto sobre Pepita Caballero y dice usted que es la única no gitana de la antología, pero hasta donde tengo entendido, Ana Blanco Soto, Doña Ana Blanco, La Piriñaca de Jerez no era tampoco gitana (solamente un octavo de gitana, si cabe decirse) aunque la llamada "esencia gitana" era en ella sumamente evidente, como dato curioso, se tiene entendido también que uno de sus hermanos era apodado "El Gachó", sería muy bueno que nos aclarara esta información. Como siempre, gracias por este fantástico cuaderno, saludos desde un lugar donde no se escucha nada de flamenco.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No tengo más información que la puse en mi blog. Mi amigo Ortiz Nuevo escribió un libro sobre La Periñaca pero no lo tengo mano, aunque sí recuerdo que se decía algo de que no era gitana por sus dos ramas. Pero como usted da a entender ella se agarraba a la "esencia gitana". No fue el caso de Pepita Caballero que desde sus comienzos estuvo en las troupes de Marchena y demás. Ella, junto a Manuel Centeno y Aurelio de Cádiz, fueron los participantes en la Antología que dirigió Mairena más alejados de las tendencias gitanistas.
      En todo caso, señor León, mi blog no es ni de historia ni de investigación. Son mis recuerdos, mis vivencias. Gracias por acercarse hasta aquí.

      Eliminar
    2. Gracias a Ud. por compartir sus vivencias y más gracias aun por aclarar estas dudas.

      Eliminar
  4. Me trae a este blog una razón bien sencilla: Josefa Caballero Matallanes era mi abuela, a quien nunca conocí. Desgraciadamente, su afición al flamenco la alejó de su hija, mi madre, cuando tenía cuatro años.

    ResponderEliminar