Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

martes, 16 de agosto de 2011

Los cantaores generales según Félix Grande





En el libro "Agenda Flamenca" del poeta y flamencólogo extremeño Félix Grande (Mérida, 4 de febrero de 1937), santo del que hace tiempo que no soy devoto, aparece un escrito suyo de fecha 19-9-1983 y título "Recordar es saber" en el que leemos lo siguiente:


Ya en el siglo pasado se denominaba cantaor general al artista flamenco capaz de hacer muy bien todos los cantes, tanto los que hoy llamamos básicos (tonás, siguiriyas, soleares) como los festeros y los no sometidos a compás (malagueñas, cantes mineros, fandangos). Ha habido muy pocos cantaores generales. La mayor parte de los nombres legendarios que hoy conserva la apasionada y rigurosa memoria del flamenco, pasaron a la historia de esta música fervorosa por ser especialistas en la expresión de un solo cante y, generalmente, por haber agregado una forma al edificio del flamenco: la siguiriya de El Marrurro, la siguiriya de Silverio, la soleá de El Loco Mateo, la malagueña de Enrique el Mellizo, la taranta de Rojo el Alpargatero, la malagueña de Chacón, la siguiriya de Manuel Torre, la soleá de Fernanda de Utrera...

Curiosa definición, sobre todo cuando dice que, además de hacer todos los cantes, ha de hacerlos muy bien (¿quién mide esa bondad, don Félix?). Aún así, creo que todos sabemos lo que significa ser cantaor general, admitido lo cual se hace muy cuesta arriba creer, como él afirma, que ha habido muy pocos cantaores generales. Entre los que él nombra hay cuando menos dos que lo fueron: Silverio y Chacón (yo incluiría también a Manuel Torre), cantaores sin los cuales no habría llegado hasta nosotros gran parte del acervo flamenco. Y podríamos añadir más: Pastora Pavón, Niño de Cabra, Manuel Vallejo, Valderrama y, entre los vivos, Fosforito. Por supuesto que también hay que incluir en esta lista a don Antonio Cruz García "Antonio Mairena".

Unas páginas antes, Grande había afirmado que Mairena era el cantaor más general, el más enciclopédico de cuantos cantaores recuerda la memoria del siglo. ¡Caray!, esto no es devoción, esto es idolatría. Cuidado que yo no cuestiono en absoluto al maestro de los Alcores, pero, formado en el mundo de la ciencia donde todo es relativo a algo, se me hace difícil admitir que existan estos máximos absolutos. Mairena, sin duda, fue muy largo en estilos como las tonás, las soleares y, sobre todo, las siguiriyas, pero era corto en malagueñas y cantes levantinos, incluso en ese flamenquísimo estilo llamado guajira. En estos terrenos le aventajaban muchos otros cantaores de su mismo siglo. Lo cual no le quita ningún mérito a don Antonio, sino que coloca a cada uno en su sitio y nada más.

Y es que muchos de los libros que escribieron los poetas metidos a flamencólogos están llenos de afirmaciones que no admiten el más mínimo y serio análisis. Dejémoslos con sus musas (¿o musarañas?) y vayamos a lo nuestro: el mejor tributo que podemos hacer a Mairena es seguir oyéndolo. Aquí lo tenemos con Melchor de Marchena, haciendo magistralmente las siguiriyas de El Marrurro y de Curro Dulce:

26 comentarios:

  1. ¿La malagueña de Chacón?, ¿cuál de ellas? Se le atribuyen cinco o seis. Si para este Félix Grande Chacón ha pasado a la historia solamente por su malagueña, es que no se ha enterado de nada. Estoy con usted, señor Andrés.

    ResponderEliminar
  2. Estoy de acuerdo contigo, amigo ANDRÉS,y mira que yo soy mairenista pero tienes toda la razón, para mi hace tiempo que el Ser. Grande no me dice nada en el flamenco. Un abrazo por granainas arturo

    ResponderEliminar
  3. Gracias, Arturo. Soy consciente que un artículo como éste me va dar problemas con algunos de mis amigos. Pero, como decía Antonio Machado, "a mi trabajo acudo, con mi dinero pago". O sea, me he labrado mi propia libertad y por ello me expreso tal cual pienso y tal cual siento. Los que tengan deudas, que las paguen con su silencio.

    ResponderEliminar
  4. Gracias también al primer Anónimo. El poeta Félix Grande tampoco quiso enterarse de que muchas siguiriyas del siglo XIX se nos han transmitido a través de Chacón. Como muchas tonás, como la caña.
    Y es que, si alguien no quiere ver, de nada le sirven las mejores gafas...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ... ¿qué no quiere ver Félix Grande? En su "Memoria del Flamenco" toma prestada más de una gafa, pero su opinión es suya y la manifiesta sin ambages. Por otro lado, qué manía con lo de que es poeta! Qué es lo que a Usted le parece que hay que ser para opinar sobre cante. Más intransigencia he leído en dos líneas suyas que en las quinientas que tiene el libro de Grande

      Eliminar
    2. Pues muy sencillo: no quiso ver todo aquello que se saliera del guión marcado por la pareja de autores Ricardo Molina-Antonio Mairena.
      Las gafas que tomó Félix Grande al escribir su "Memoria del Flamenco" son unidireccionales. Responden a una ruta marcada de antemano.
      Poeta, poeta, pues claro, o ¿es que acaso no lo es?
      De cante puede opinar todo el mundo, pero eso, opinar. Dogmatizar, no.
      ¿Intransigencia? No sé de qué me habla usted.

      Eliminar
    3. Dogmático Félix Grande? Pero qué ha leído Usted de él?

      Eliminar
    4. Hoy, Félix Grande, al que me unió buena amistad hace años, se nos ha ido. No es de día sino para desearle que descanse en paz. En otra ocasión, seguiremos con el tema.

      Eliminar
    5. No me ha contestado. Ríndale homenaje si les unió la amistad

      Eliminar
    6. Estoy de acuerdo con Dori del Valle. Creo que la envidia se manifiesta claramente en Andrés. Ríndale homenaje ¡¡¡.

      Eliminar
    7. ¿Envidia de qué? Me parece, señor Anónimo, que usted no sabe de qué habla. No es que jamás envidiara al poeta Félix Grande, es que no había motivo alguno de envidia. Él era un poeta que se ganaba dignamente la vida con su trabajo como redactor de la revista "Cuadernos Hisoanoaméricanos", yo era un profesor universitario de Matemáticas, luego catedrático, y de ello vivía también dignamente. La afición al flamenco nos unió pero con el paso del tiempo tomamos posturas distintas. Félix se hizo ortodoxo del mairenismo-molinismo, yo era heterodoxo previamente y heterodoxo seguí.
      ¿Qué le rinda homenaje? ¿Quién es Dori del Valle, quien es usted (que se esconde en el anonimato) para decirme a mí a quién tengo que homenajear. "A mi trabajo, acudo, con mi dinero pago,,,", ya lo he dicho. A nadie nada debo y por ello homenajeo a quien mi corazón me dicte.

      Eliminar
  5. Mi paisano y admirado Félix Grande lo es, por mi parte, por su poesía, por su forma de decir las cosas, por su prosa poética (y que me perdone don Juan Ramón Jiménez) Yo disfruto leyéndolo porque escribe muy bien.

    Como flamencólogo, sus escritos contienen opiniones personales que un buen aficionado no puede compartir y tú, amigo Andrés, lo has dejado bien claro. En primer lugar un aficionado cabal nunca diría "cantaor general" sino "largo" y en segundo término yo añadiría algunos más: Marchena (con su estilo, claro), José Menese, Carmen Linares y muchos de los jóvenes, y no tan jóvenes, que van de concurso en concurso intentado abrir alguna puerta para su arte.

    Don Félix tiene cierto paralelismo con don Antonio Mairena. Ambos destacaron en lo suyo (escribir o cantar); pero ya lo dice el refrán: ""Zapatero a tus zapatos"". Y que conste que yo también soy un gran admirador del Mairena cantaor.

    Saludos flamencos desde Cáceres

    ResponderEliminar
  6. De acuerdo con Andrés Raya y otros comentaristas. Decir que Enrique el Mellizo ha pasado a la historia solo por su malagueña, es pasarse. A donde quedan sus soleares, sus siguiriyas? ¿Quién las mejora?
    Un aficionado de Cádiz.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Enrique el Mellizo debió de ser un buen cantaor, seguramente,pero creo que de el como de otros de su época no existe ninguna grabación, por lo tanto tenemos que confiarnos como siempre en los testimonios de las personas que lo conocieron,como, Manuel Torre, y ¿como era la seguiriya de el Mellizo? o la de Silverio? yo escucho mucho flamenco, al igual que cualquier aficionado, y puedo testimoniar que oigo a muchos cantaores en directo y nunca cantan igual un mismo estilo, creo, que se debe de tener cuidado al ejercer criterios sobre algo que no se conoce.Existen grabaciones del Mochuelo en cilindros de cera y otros soportes técnicos como los primeros discos, en donde se puede oir cantar al Mochuelo, unas peteneras primitivas, que son bastante diferentes a las actuales. Por lo tanto mi humilde opinión respecto a los cantaores de la primera generación me la reservo, debido a la falta testimonios auditivos.....

      Eliminar
  7. Mejorarlas, te digo Aficionado de Cádiz, nadie. Interpretarlas, muchos flamencos. Pero, ya se sabe, algunos flamencólogos van a lo suyo, no quieren enterarse de nada. Escriben libros, dan muchas conferencias y, por supuesto, siempre cobrando.

    ResponderEliminar
  8. Se me figura que Felix Grande es uno de esos profesionales de la intelectualidad que a veces tienen que escribir más por oficio (y legítimo beneficio) que por el sacrificio de enseñar lo que se sabe o se aprecia. En fin, la Cultura necesita una producción anual y no todo el producto tiene que ser perfecto. Pero esto es un mal general. pacoh

    ResponderEliminar
  9. ¡Ay, cómo os ponéis niños! :-), con el poeta.

    Aunque Félix Grande no sea santo de mi devoción, a los poetas, ya se sabe...: hay que tomarlos como son -inventores y creadores- y no como autoridades en ninguna disciplina que implique investigación y estudio.
    Lo suyo son opiniones, bien pergeñadas y bonitamente expresadas, pero no razones académicas o científicas.
    Los poetas -y la Porverita, que no es poeta, también- tienden a exagerar para hacer más atractivo el mensaje. Así que sus opiniones han de verse como "licencias poéticas".

    Lo único regular de esta historia, es que este señor regenta una Cátedra de Flamenco y da charlas sobre este arte, y eso no sé si es tan bueno para la investigación del arte flamenco.

    ResponderEliminar
  10. Respuestas
    1. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

      Eliminar
    2. Vamos a ver, don Ángel García Cintas,
      1) ¿De qué tema quire usted que hablemos?
      2) ¿Quiénes son los que, según usted, "saben mucho"?
      3) ¿Quién es la persona que no se puede defender?
      Efectivamente, "hay que leer más" y, sobre todo, escribir con un mínimo de rigor.
      ¿A qué juega usted, don Ángel?
      .

      Eliminar
  11. ¡Qué lenguaje tan antiguo, parece del Mundo y Formas...!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que la flamencología de Félix y otros, tiene como única base el libro de Mairena y Molina.

      Eliminar
    2. Estoy de acuerdo con Uds. Andres, muchos son los periodistas y escritores que escriben sobre flamenco, basándose en otras publicaciones. y no conocen generalmente, la música flamenca,el compás,y quienes más suelen saber son los guitarristas.flamencos.

      Eliminar
  12. ¡Qué lenguaje más antiguo, no le pega o no debería pegarle a Félix!

    ResponderEliminar
  13. Si de cantaores largos se habla, modestamente opino, que no los ha habido más largos que Juanito Valderrama y Diego Clavel, a las pruebas me remito. Sus grabaciones.

    ResponderEliminar