Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

lunes, 14 de mayo de 2018

RICARDO PACHÓN y su disparatada geografía flamenca

Al sevillano Ricardo Pachón le debemos bastantes cosas. Por ejemplo, y ateniéndome a mis personales preferencias, el que fuera promotor y productor de los primeros discos de Lole y Manuel, así como de esa joya que fue La leyenda del tiempo, de Camarón de la Isla. Dicho lo cual, lo que no compartimos es su limitada visión del flamenco. Y decimos limitada por dos razones:

1) Para Pachón el único cante válido es el cante hecho por gitanos.
2) Además, gitanos de un pequeño "triángulo".

En referencia a esa limitación geográfica, dejemos que sea él quien hable(1):

(...) El territorio, el triángulo del flamenco es chiquitito, entre Sevilla y Cádiz, y luego están otras cositas que están por ahí.
En Granada no ha cantado nadie por soleá ni por bulerías en la vida. Yo fui a buscarlos hace un montón de años pero un montón, cuarenta o cincuenta años. Tenía que trabajar en Granada, me fui a las cuevas y allí no canta nadie. Las cachuchas, los tangos de Granada, que son muy bonitos, las medias granaínas, que son un fandango, fandangos de "Frasquito Yerbabuena" que se ha ralentizado, pero era un fandango bailable, 3/4, Folclore y pare usted de contar. Me dio la mañana allí, medio borracho. Me llevaron a un polígono de las afueras porque decían que había un viejo que cantaba por seguiriyas, pero vamos, como el que va a buscar al hechicero de la tribu (risas).¿Y qué te voy a contar? Lo mismo pasa en Jaén o en Córdoba. Y Málaga, pues tiene su folclore malagueño, sus verdiales, los jabegotes, los no se cuántos, los abandolaos y tal pero no ha habido un cante. La malagueña, las malagueñas son una verdial ralentizada. No te podías llevar a un café cantante a una banda de verdiales porque no había dinero para pagarlo. Pues coge un guitarrista la verdial y la hace como un cante libre. Pero tú escuchas una malagueña, la que quieras que parece que es libre, haced la experiencia, haced por detrás "tararrá tararrá pum-pum" el 3/4 de las verdiales y va perfecto, es que viene de ahí. Pero es que no pueden salir del 3/4 porque es que está en la sangre.

¡Vaya, y uno que creía en aquello de Desde Huelva hasta Almería, una sola Andalucía! Pues nada, si Andalucía fuera la Andalucía flamenca, las provincias extremas de Huelva y de Almería ni existirían, mientras que las de Córdoba y Jaén sólo merecerían ser citadas por su nombre. Parémosnos en las dos que quedan:

Así, de un plumazo el señor Pachón dictamina En Granada no ha cantado nadie por soleá ni por bulerías en la vida. ¿No sería, digo yo, que en su visita a Granada la borrachera, de alcohol y posiblemente de otros productos, no le permitió enterarse de nada? Y digo esto porque tengo la impresión de que Pachón no es tonto, pero su inteligencia es bizca, está incapacitada para entender ciertas cosas si no es desalineándolas. 

Curiosa su versión del paso de la malagueña rítmica a la libre: 
No te podías llevar a un café cantante a una banda de verdiales porque no había dinero para pagarlo. Sin comentario.

Sobre los disparates de este hombre habría mucho que escribir pero al menos a mí no me merece la pena el hacerlo por ahora. Para compensar tanto disparate, yo les dejo dos cantes por soleá:

Nene de Santa Fé acompañado de Manolito Herrera: Soleares de Triana


Ángel de Álora acompañado por Melchor de Marchena: Soleares de Rafael El Moreno    


(1) Fragmento de una entrevista realizada el 8 de enero de 2013 por Fernando Barrera Ramírez para su libro Un rockero llamado Enrique Morente, Universidad de Granada, 2014.

6 comentarios:

  1. También, y entre otras lindezas, produjo un documental sobre la expulsión de los gitanos de Triana, en los sesenta. Cuando el ayuntamiento declaraba la ruina de un corral de vecinos, TODOS eran alojados en los refugios municipales. En los corrales, no sólo vivían gitanos, sino castellanos, que por cierto, convivían en muy buena armonía. La Junta de Andalucía premió el documental, que fue presentado en el Lope de Vega a bombo y platillo. Sobre sus opiniones, y en plata, a mí me gusta cómo cantan los gitanos en general, pero no me atrevo a tanto como Ricardo. Un saludo.

    ResponderEliminar
  2. A todos nos gustan el cante de muchos gitanos pero la forma en que lo defiende Pachón roza el racismo. Un saludo, José Luis.

    ResponderEliminar
  3. ... Yo vivo a miles de millas de Andalucía, pero he escuchado mucho de flamenco, y cualquiera que conozca un poco no se traga el cuentazo del "triángulo chiquitito". Por cierto, señor Andrés, su cuenta de facebook no me deja enviárle solicitud de amistad y mucho menos comentarle, con las cosas interesantes que pone quisiera mucho poder comentar. Un abrazo desde el Caribe.

    ResponderEliminar
  4. Gracias por su comentario. Miraré a ver qué pasa con Facebook.

    ResponderEliminar
  5. Me encantan la siguiriya y la soleá, pero jamás despreciaría el resto de palos. Prescindir de la guajira, la milonga, el fandango, la granaina, la farruca…..etc, sería como automutilarse. Es más importante el corazón el pulmón o el hígado que las orejas, pero a nadie se le ocurre cortárselas por capricho. Y lo del ninguneo de la malagueña, me parece de una ignorancia impropia de un personaje así. Pocos cantes compiten con la jondura de la Trini o el Mellizo en ese palo, por no hablar de su antigüedad en el repertorio de payos y gitanos. Y ya si ignoramos payos como Fosforito, Valderrama, Marchena, Vallejo…… hasta Chacón y Silverio. ¡que barbaridad!
    Saludos, y gracias por dedicarnos algo de su tiempo.

    ResponderEliminar
  6. Gracias, Antonio, estamos de acuerdo en sus comentarios.

    ResponderEliminar