Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

martes, 3 de noviembre de 2015

Del cante de la Liviana y de su estrofa

Mirando los diccionarios, vemos que el adjetivo liviano viene a significar ligero, leve y se contrapone a lo pesado, a lo firme. En el Flamenco tenemos un estilo de cante conocido como Liviana. Según lo anterior, sería un cante menor frente a otros llamados cantes grandes o cantes jondos. Pues sí o pues no, pero sigamos...

No es cante que aparezca con frecuencia en la discografía. Que yo recuerde y salvo sorpresas que siempre pueden surgir, no fue grabada antes de los años 50. En 1954 lo hace Pepe el de la Matrona con Perico el del Lunar para la Antología de Ducretet-Thomson (también llamada Antología de Hispavox).
En 1958, acompañado por el guitarrista Vargas Araceli, la graba Fosforito.

Vemos que en ambas grabaciones la liviana va sola, sin ningún otro estilo de cante. Contaban que Matrona la registró así en contra de su voluntad y por imposición de los cartesianos franceses que habían concebido la citada Antología. Sabía muy bien el viejo trianero que la liviana era un cante de introducción o de preparación para algunas seguirillas y, sobre todo para la Serrana. Solía decir que el nombre de liviana venía de la arriería, donde el borrico liviano era el primero de la recua, el que servía de guía a los demás, tanto que a veces el arriero dormitaba sin que el liviano perdiera el rumbo trazado para llegar a su destino. Y así el cante de la liviana sería, al igual que ese asno-guía, el que marcara rumbo, el que abriera tonalidades a la reata musical que le seguirá en forma de serranas y de seguiriyas. De esa misma opinión debía de ser el guitarrista Perico el del Lunar, el cual, años después, al dirigir en 1957 una segunda Antología (la llamada Antología de Orfeón o de Méjico), permite que Rafael Romero anteponga una liviana a su cante por serranas:


La estrofa de la liviana, al igual que la de la serrana, es la clásica seguidilla castellana: cuatro versos de
7, 5, 7, 5
sílabas para la seguidilla simple, como hace Matrona por dos veces, o bien siete versos de
7, 5, 7, 5; 5, 7, 5
sílabas para la seguidilla compuesta, modelo seguido por Fosforito. Rafael Romero usa una seguidilla simple para a liviana y una compuesta para la serrana. En ambos cantes, los temas suelen aludir a las serranías, a los pastores y su ganao, cuando no a la presencia de personajes como los bandoleros o los contrabandistas. Abundan, así mismo, letras de un lirismo casi bucólico. De este corte suele componerlas mi paisano, amigo y pariente Virgilio Márquez, que suele firmarlas como Chuscarrao y también como El Coplero Anónimo. Vean ésta

Arriba de ese cerro
yo contemplaba
las flores de los campos
y tú no estabas.
Desgracia mía,
contemplar la belleza
que está vacía..


o esta otra donde, abatido y pesimista, deplora lo efímero del amor:


Amores primerizos
son los mejores,
que luego se marchitan
como las flores.
Y es grande pena
que flores y que amores
nunca prosperan.

3 comentarios:

  1. Hola Andrés:

    Como pasa en muchas ocasiones el Mochuelo desmonta cosas. Que nada, que don Antonio Pozo también grabó unas livianas, pero no como inicio sino como remate de siguiriyas. Y eso fue en 1902, cuando Matrona tenía 15 añitos. Eso del mulo liviano nunca me ha parecido muy creíble como etimología de la liviana. En un cancionero interesantísimo que el sefardí Abraham Israel (habitante de Gibraltar), recopiló entre 1761 y 1770 encontramos esta seguidilla:

    Aunque seas libiana
    no te descubras
    pues no abrá quién te diga
    por aý te te pudras.
    Y esto lo infiero
    de que ya nayde quiere
    comer carnero.

    Recordemos que la liviana se canta con estrofas de seguidilla. ¿Sería esta una de ellas? No sé pero da para pensar que esta letra fuera la que diera lugar al nombre del cante, lo mismo que en los tientos pasa con la letra de “Me tiraste varios tientos”. Es una hipótesis a tener en cuenta.

    Saludos

    Ramón Soler

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Ramón. Efectivamente El Mochuelo no deja de ser una caja de sorpresas. Desconocía esta grabación. En cuanto a la letra (preciosa, por cierto) recogida por Abraham Israel, tu hipótesis es totalmente creíble.

      Eliminar
    2. Esa letra recogida por Israel tiene la "pega" de que nunca la hemos escuchado cantar (por lo menos yo). De la de tientos sí tenemos grabaciones... ¡¡del Mochuelo!!

      Ramón Soler

      Eliminar