Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

martes, 23 de junio de 2015

Luisillo de Cáceres, aficionao, cantaor y estudioso

Luis Benito Corral (Luisillo de Cáceres) nace en la capital extremeña el día 2 de febrero de 1955, si bien su niñez y adolescencia las pasó en la localidad de Alcuéscar a la que siempre nombra como "su pueblo". Sale fuera y llega a emigrar a Alemania, regresando a España en 1983. Se establece en Marchamalo (Guadalajara) donde sigue viviendo.

Aficionado al flamenco desde siempre, cantaor no profesional, funda la peña Flamenca "La Soleá". Antes de seguir vamos a oírlo cantando fandangos


Sí, Luis es un aficionado que además conoce y hace muy bien los cantes, pero no se queda ahí. Es un gran coleccionista de viejas placas de pizarra, bastantes de ellas desconocidas para el gran público, y Luis no se conforma con tenerlas sino que se dedica a rastrear datos de esos artistas que grabaron pero que no han resistido el paso del tiempo y, por eso, sus nombres casi han ido a parar al baúl del olvido. Fruto de esa labor es su libro Investigaciones de Flamenco, Biografías de cantaores de Extremadura y Córdoba, Ediciones c2o Comunicación, Cáceres, 2014. Con prosa muy coloquial y directa, como si el lector fuese otro aficionado que charla con el autor, Luis nos aclara un viejo error recogido en libros como fue la frecuente confusión entre José Morillo Cordero, cantaor conocido como Pepe Azuaga (amigo y asistente de Pepe Marchena, casado con la Niña de Castro) y el también cantaor, además de artista cómico, llamado José Azuaga Morcillo pero conocido artísticamente como Pepe El Limpio (el cual, por cierto, aparece en la fotografía de portada disfrazado de moro y saludando a Manuel Centeno). Junto a ellos dos, van desfilando por el libro, entre otros, personajes como Luis Barrizales, Niño de Alcántara, El Fortuna, Niño de Badajoz, Luz La Cacereña, Niño de la Pizarra o Canario de Azuaga, todos ellos extremeños. Y como regalo, dos figuras cordobesas: la citada Niña de Castro y un cantaor del que yo llevaba tiempo buscando datos: el Niño de Priego.

El libro va acompañado de mucho material gráfico así como de un disco compacto incluyendo 78 grabaciones en formato MP3 de los artistas estudiados, grabaciones rescatadas de las viejas placas de pizarra y, como señalamos más arriba, muchas desconocidas para el gran público. Todo ello por sólo 12 euros que yo me he gastado muy gustosamente y que recomiendo a mis amigos, los aficionaos de base, para que hagan otro tanto. Luis está localizable en el teléfono 676 753503.

2 comentarios:

  1. Yo también lo recomiendo, amigo Andrés. Es muy interesante, curioso y detallado...

    ResponderEliminar