Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

viernes, 8 de septiembre de 2017

Escuchando a MANOLO VARGAS


La verdad es que tengo prácticamente olvidao este cuadernillo de memorias. Quedan aún muchas hojas en blanco, muchas cosas que contar, pero a mi pereza habitual se le suma una buena dosis de desánimo y de esta conjunción resulta mi inactividad.

Pero, bueno, curioseando por aquí y por allá me topo casualmente con esta foto de la Plaza de la Catedral de Cádiz y no puedo sino acordarme de las veces que he andoteao por allí. Pero a la vez me acuerdo que Fosforito la nombraba en un cante por bulerías. Busco el cante lo oigo y me digo para mis adentros que Fosforito habría tomado ese tema de algún cantaor autóctono gaditano. Me pongo a trastear en la base de datos de mi fonoteca flamenca y de inmediato me voy a una grabación que les brindo para que ustedes la escuchen:



Sí, canta Manolo Vargas (Manuel Vargas Gómez, nacido en Cádiz en 1907 y muerto en Madrid en 1978). La grabación es de 1951 y toca la guitarra Rafael de Jerez (también conocido como "El Lápiz", según le hemos leído al amigo Antonio Barberán, el cual también nos aclara que la letra que hace Vargas es del histórico "Tío de la Tiza"). Gran festero, cuento en mi colección hasta 10 cantes por bulerías e imagino que habrá más. De todas ellas les invito a escuchar unas donde parte de las letrillas las ha recuperado para  su repertorio el cantaor actual David Palomar:



¡El papel de liar de Alcoy y los cerillos! Viejo tema que Manolo registró en pizarra en los años cuarenta con la guitarra de Paco Aguilera. Como viejos eran los muchos temas que nuestro cantaor nos legó haciendo villancicos, tanguillos(1) de Cádiz y tientos. Y, ¿cómo no?, alegrías. Tengo fichados 9 registros por este estilo. Por ejemplo:



Estas alegrías fueron grabadas en 1961 en Londres en un disco que compartió con Pericón de Cádiz, siendo uno y otro acompañados por Andrés Heredia.

Como otros gitanos bajo-andaluces, Vargas (a quien vemos a la derecha fotografiado con el padre de Manolo Caracol), no fue muy dado a los cantes libres, con la excepción de la malagueña del Mellizo. La grabó más de una vez y en una de ellas antecedida (curiosamente) por una granadina y una cartagenera. De eso hablamos en un artículo de fecha 29 de marzo de 2014. Repetimos aquí la aludida grabación:



¡Exquisita la combinación granadina-cartagenera-malagueña de Manolo Vargas con el guitarrista Manolo El Sevillano!

Sí, el cantaor del que hoy hablamos es de los denominados cantaores de gusto, maestro a la vez en el pellizco y de la caricia. Cantaor del que, desgraciadamente, se habla poco y que nosotros reivindicamos como un libro abierto de la gaditanería para las nuevas promociones de cantaoras y de cantaores.

¿Y de los cantes fundamentales, qué? Me refiero a las soleares y me refiero a las seguirillas, y tengo que decir que Manolo fue experto en ambos estilos si bien sin salirse de su rincón gaditano. Es decir, no cantaba más estilos que los ligados a su cuna cantaora, los cantes de Cádiz y los cantes de Los Puertos. Tengo guardadas cinco soleares y tres seguirillas pero me voy a limitar a mostrarles nada más que una de cada.



Soleares grabadas en 1973 junto a Andrés Heredia y que las dedico expresamente al amigo José Luis Márquez, quien las buscaba hace unos días en Facebook.

 

Si las anteriores soleares eran de cuadro de honor, ¿dónde colocamos estas seguirillas? Grabación de 1961, con la guitarra de Manolo El Sevillano, que queremos dedicar a la murcianica Ro Párker quien no hace mucho mostró su desapego por el cante de seguirillas, en la seguridad de que éste le va a gustar. 


(1) En un artículo de fecha 24 de marzo de 2013, les puse unos curiosos villancicos por tanguillos, acompañados a la guitarra por Perico el del Lunar en 1959,  que vuelvo a repetir aquí:

14 comentarios:

  1. Hace tiempo que no escuchaba a Manolo Vargas. En verdad he disfrutado como un niño chico oyendo atentamente esta sabrosa selección de algunos de sus cantes que nos has ofrecido hoy, culminada con esos villancicos-tanguillos que hace dos años rememoramos en mi Peña al montar una Nochebuena Flamenca basada en la grabación Cantes Andaluces de Navidad.
    Es conveniente y necesario para desintoxicarse sumergirse de vez en cuando en el aire fresco del arte de estas singulares y olvidadas figuras como Manolo Vargas, al que tú denominas acertadamente cantaor de gusto, maestro a la vez en el pellizco y de la caricia. Continúa deleitándones.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, viejo amigo Paco, por tu comentario. Intentaré seguir publicando estas cosillas con las que tanto hemos disfrutado y seguimos haciéndolo.

      Eliminar
    2. Claramente es cantaor de gusto y por consiguiente, cantaor de minorías. Manolo Vargas está en la nómina de cantaores que no te lo cruzas, hay que ir a su encuentro. Flamenco arqueológico. Su eco, tan dulce como doliente.Aparentemente, términos contradictorios pero que su expresivo lamento los unifica. Gracias, Andrés.

      Eliminar
    3. Sí, José Luis, su eco es dulce y doliente. No hay contradicción en ello, no, porque el flamenco ni puede ser solamente grito, ni solamente ternura. Gracias a ti por acercarte a mi rinconcillo.

      Eliminar
  2. Qué alegría, Andrés, al volver a leer tu entrada que, como siempre,es enjundiosa y sabia. Tu silencio me tenía preocupado, por eso mi comentario quiero que sirva de ánimo y aliento y que te dé fuerzas para seguir en la brecha. Un abrazo, José Ignacio Primo.

    ResponderEliminar
  3. Gracias, José Ignacio. Como sabes, pertenecemos a una clase de luchadores en muchos frentes y, aunque los años nos pesen, aquí seguiremos. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Pues la he escuchado y con mucho gusto y poco esfuerzo. Apenas tengo archivos sonoros de Manolo Vargas, ahondaré en él en cuanto pueda. Un cantaor bastante completo y colmao de facultades. Muchas gracias Andrés!! Por acercarnos a este cantaor, por llenar otra página de tu cuaderno de arte y por dedicar ese palo que me hace no poder tragar saliva. Un besazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, Rocío porque siempre estás ahí. Un besico

      Eliminar
  5. Me alegro mucho de que le haya vuelto el ánimo, para sentarse al ordenador y regalarnos otra entrada. De nuevo he disfrutado con el exquisito gusto de Manolo Vargas para cantar, y el suyo para elegir y comentar los cantes.
    Gracias.
    Antº Granado.

    ResponderEliminar
  6. Gracias Andrés, nos enseñabas matemáticas con tanta pasión y rigor como nos enseñas a disfrutar y valorar el flamenco. Un abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Juan, ¡qué alegría me das con tu comentario! Si andas por Córdoba o por el pueblo, a ver si me llamas algún día o vienes a visitarme. Un abrazo de tu viejo profesor

      Eliminar
  7. He descubierto este rincón tuyo recientemente y me he llevado una gran alegría, Estaba contando una anécdota que me ocurrió contigo con motivo de una actuación de Enrique Morente en la feria de Córdoba, quise comprobar en la red las fechas y ahí apareció tú rinconcillo. Claro que te llamaré y nos vemos.

    ResponderEliminar