Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Los primos portugueses de Paco Valdepeñas

Según el calendario católico, hoy es el Día de los Difuntos, día de duelo para todos los que hemos perdido seres queridos. En consonancia con la fecha, se me viene a la memoria, y se las voy a contar a ustedes, una historieta que viví hace muchos años.


Durante los cursos académicos 1969-70 y 1970-71, yo vivía en un viejo chalecillo (La Hermandad) cerca de la madrileña estación de Chamartín. Fueron dos años de mucha vivencia flamenca como tendré ocasión de ir contando otros días. Invitado frecuente en aquella casa era el flamenquísimo Paco Valdepeñas. Tanto que solía acudir a ella siempre que pasaba cerca del barrio. Un día tocan el timbre, abro y me encuentro a Paco con tres personajes vestidos de negro.
- Andrés, que vengo de la estación y he querío saludarte. Estos son mis primos, gitanos de Portugal.
Paco y yo no parábamos de hablar y sus parientes, tal que fueran convidaos de piedra, ni abrían la boca. En un momento, me voy pá el tocadiscos porque quería saber la opinión de Paco sobre un cante de Matrona, el viejo. Fue empezar la música y los portugueses se ponen de pie con aire de despedirse. Paco interviene de inmediato:
- Perdona, es que no te lo he advertío, pero mis primos están de luto y, claro, no pueden oír música.

4 comentarios:

  1. Algo parecido a la guajira que cantaba Marchena:
    "He partido una sandía
    y le ofrecí a una casada.
    Me ha dicho desconsolada,
    muchas gracias, caballero,
    que tengo luto y no puedo
    comer fruta colorada"
    ¡Como han cambiado las costumbres! Hace cincuenta años esto, como lo que cuentas de los gitanos portugueses, era normal.
    Un Ariza

    ResponderEliminar
  2. Recuerdo la anécdota. Una anécdota muy oportuna y bien contada.
    Paco Valdepeñas era genial. Capaz de bailar y cantar al mismo tiempo. Y un narrador oral nato

    pacohidalgo

    ResponderEliminar
  3. De todas formas, paisano Ariza, lo de no comer sandía, estando de luto, por ser "fruta colorada" no deja de tener su miajita de surrealismo. La copla es preciosa.

    ResponderEliminar
  4. Sí, Paco, es cierto que en aquella reunión con Valdepeñas y los gitanos portugueses estabais algunos más de los habitantes de "La Hermandad". No lo he puesto porque no recordaba exactamente cuántos ni quiénes. En cuanto a la cualidad de Valdepeñas como "narrador oral nato", por supuesto que en este menester no se quedaba muy atrás de Pericón o del Beni de Cádiz. En otra ocasión contaré lo del día en que Sevilla se quedó sin pan. ¡Qué bien lo narraba Valdepeñas!

    ResponderEliminar