Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Pepe El Culata, gitano y de Triana

José Bermúdez Vega, Pepe El Culata, gitano y de Triana. Buena tarjeta de presentación para un cantaor flamenco. Conste que no he puesto lo de "gitano" para indicar que sea ningún tipo de "valor añadido", Nunca he creído que haya separación entre un "cante gitano" y un "cante payo", por más que existan gitanos que así lo defienden y payos que también lo hacen (éstos y paradójicamente para mostrarse más "gitanistas" que los propios gitanos). Digo lo de gitano para significar positivamente que El Culata, como en su día hicieran los hermanos Pavón (Arturo, Pastora y Tomás) o El Cojo de Málaga, se inspirara a la vez en cantaores de una u otra raza. Nacido en 1911, conoció las maneras cantaoras de Antonio Chacón y de Manuel Torre, bebiendo en ambas escuelas.

A sus veinte y pocos años andaba por Madrid donde ganó uno de aquellos concursos que se hacían en El Price, cantando precisamente unos fandangos (En ese estilo pueden oírlo, pulsando este enlace, en una grabación de 1957 con Perico el del Lunar). Enrolado en las "troupes de Ópera Flamenca", habituales de aquella época, recorrió toda España hasta la llegada de la guerra del 36-39 que le cogió en la provincia de Jaén. Los años cuarenta los pasó en los locales de la sevillana Alameda de Hércules, vendiéndose a los señoritos con ganas de fiesta. Vuelve a Madrid trabajando, como hiciera en Sevilla, como cantaor de reuniones, hasta que en 1957 ingresa en el recién creado tablao Zambra. En él permaneció hasta su cierre en 1975. Poco después, año 1978, Pepe murió en la capital del reino.

Yo lo conocí en 1968 en dicho tablao y lo escuché con suma devoción las muchas noches en que acudí a Zambra entre el citado 1968 y 1971, año en que abandoné Madrid. Un hombrecillo bajo, calvo, para mí que aparentaba más edad que la que en realidad tenía. Una mirada dulce que delataba su hombría de bien. Dulce era también su voz, pero antes de que la oigamos quiero que vean ustedes esta vieja foto donde nuestro Culata aparece junto a Miguel de Marchena, El Niño de Alcalá, El Niño de Fuentes de Andalucía y (sentado) Enrique Orozco. ¿Es cierta la descripción que antes he hecho de él?


Que sepamos, Pepe inició su discografía en 1951 con una placa de pizarra donde grabó dos cantes por seguiriyas con la guitarra de Niño Ricardo. En 1957 es llamado por Perico el del Lunar para su segunda antología, la que apareció en Méjico en 1957 bajo el sello de Orfeón. En esta antología hace martinetes, saeta, fandangos, soleares y seguiriyas. En 1969 quien lo llama es nada más y nada menos que el señor Sabicas para su celebrado doble L.P. con la marca R.C.A. Pepe hace seguiriyas, la soleá por bulerías de La Moreno y un cante con levantica y cartagenera. Vamos a oír este último:



Con sello de Fontana y guitarra de Melchor de Marchena se publica en 1970 un vinilo de larga duración en el que se pueden escuchar fandangos, cartagenera, seguidillas, peteneras, soleares, bulerías por soleá, martinete, mirabrás, seguidilla, saeta y soleares. En 1973 le publica otro la casa Belter, esta vez con la guitarra de Vicente El Granaíno. Por esos años hizo cosas para TVE entre las que quedaron grabaciones por fandangos, granadinas, tarantas y soleares, acompañadas a la guitarra por Pucherete de Linares. Muerto Pepe, Hispavox publicó en 1984 un recopilatorio con la guitarra de Melchor. Debió de haber más grabaciones porque la "Magna Antología de Hispavox (1982)" recoge, además de unos martinetes, cuatro cantes con la guitarra de Félix de Utrera (soleares de La Roesna, soleares de Manuel Torre, soleá por bulerías de La Moreno y seguiriyas de Triana). Como vemos en este repaso de su discografía, Pepe El Culata era cantaor de cantes duros (martinetes, seguiriyas, soleares...), en los que era maestro consumado, pero no rehuía las granadinas, ni malagueñas, tarantas o cartageneras.

Les invito a que escuchen las citadas soleares de La Roesna:



¿Se puede cantar más ajustao y más sobrao de gusto? Y más: de nuevo con Félix de Utrera, unos cantes trianeros por seguiriyas:



Estilo que suena a mucho siglo XIX, estilo poco divulgado (nosotros sólo recordamos habérselo oído, después de a Pepe, a la gran cantaora Carmen Linares). Acabamos. Esta mañana me levanté acordándome de Pepe El Culata y esto es lo que han dado de sí mis recuerdos.

9 comentarios:

  1. Pepe el Culata fue para mi gusto un cantaor extraordinario. Flamenquisimo, improvisador y conocedor de muchos cantes antiguos. Yo aprendí de mi padre y éste del Culata una Debla poco conocida. De su primera grabación con Ricardo tengo unos fandangos. Te los mandare para tu fonoteca. Creo que está poco valorado por el flamenco actual. Durante su periodo en la guerra en Jaén convivió con mi tío Juan y estoy seguro que Juanito aprendió algunos cantes importantes de Pepe. Como tenía muchos hijos los cantaores amigos le sacaron la siguiente copla: "Y para Belén, caminaba la mujer el Culata con los culatlillas pidiéndole pan".
    Apoyo tu reivindicación de este gran artista.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Gregorio.Los fandangos con Niño Ricardo son buenísimos. Creo no equivocarme si digo que la amistad y respeto entre artistas como El Culata, Niño Ricardo, tu tío Juan y otros de la misma época, estaba por encima de posteriores y estériles polémicas como las de gitano-no gitanos que siguen envenenando nuestro entrañable arte flamenco.

      Eliminar
    2. Perdón, maestro. Releyendo y reescuchando algunas cosas suyas, he visto estas soleares que hace el Culata. Solamente precisar que son de La Gilica de Marchena, no de La Roesna, y en concreto de la versión nos viene a traves de Pastora. Yo he escuchado ( y estan grabadas) a Enrique Flores, gitano de Ecija y descendiente de la Gilica, otra versión con más enjundia y dificultad, aunque parecida como es normal, transmitida a través de Rosario la Curilla.
      De nuevo perdón, y si tiene ocasión escuche a Enrique Flores. Yo tenía la grabación en cassete, la presté y la perdí.
      Antonio Granado.

      Eliminar
    3. Por favor, Antonio Granado, no tiene que pedir perdón por nada. La casa de discos se debió de equivocar y yo no reparé en esta asignación. Buscaré algo de Enrique Flores. Saludos

      Eliminar
    4. Pues ahora si procede la disculpa, porque me equivoqué en el apellido: no es Flores sino Fernández, y el segundo creo que Barrios. Como cosa curiosa, la grabación la presentó Manuel Martín Martín afirmando que se trataba de la auténtica soleá de la Gilica, y enmendaba la plana nada menos que a Antonio Mairena, que también la grabó siguiendo la versión de Pastora.
      Saludos de nuevo. Antº Granado.

      Eliminar
    5. De Enrique Fernández sí tengo algo pero muy viejo (de 1970 aproximadamente). Lo buscaré. Gracias por todo.

      Eliminar
    6. es verdad que el Enrique Fdez apura el gusto en esto cantes, el pobre siempre estao malo los nervios, pero los que hemos tenio la oportunidad de amanecer con el cantándonos sabemos sabemos de su grandeza, es sobrino de Paco el clavero. esto cantes los grabo tb la niña los peines, y dejo una joya para la posteridad. y como no Don Antonio Mairena, el que mejor ha cantao por solea en la historia, por la Serneta, por Juaquin, por Alcala por Triana y por donde ha cantao. Antonio le dio otra dimencion a cante flamenco y al cante gitano Andaluz.

      Eliminar
  2. Buenas.

    Hacía al menos 10 o 12 años que tenía esa soleá grabada en un cd, sin título, me acaba de descubrir el autor, una vez más muchas gracias.

    ResponderEliminar