Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

martes, 8 de julio de 2014

Tonadas campesinas (VI): El canto del güeyero

Hoy nos salimos de Andalucía y nos vamos a la tierra de los hermanos canarios. También por allí se estilan diversas modalidades de tonadas campesinas. Por ejemplo, dentro de lo que podemos llamar "cantos de arar" o "cantos de besana", nos encontramos con el canto del güeyero, nombrado así por el término "güeyes" con el que los canarios y también los andaluces nos referimos a los bueyes, animales que en este caso eran los que tiraban del arado. Escuchemos una muestra al grupo Los Sabandeños:


Atiendan a las letras:

Arando en el cerrillar
se me cambió la besana,
y acordándome de Juana
yo la volví a enderezar.

Si piensas que en la mañana
te hieren los aires fríos,
no pienses que son los aires,
que son los suspiros míos.

Se me ocurren dos observaciones:
1) La estrofa no es la seguidilla (habitual en casi todos los cantos campesinos) sino que usan cuartetas octosílabas. No olviden este detalle sobre el que volveremos cuando hablemos de otros cantos de besana andaluces.
2) La segunda letra es una variante de otra que los flamencos suelen cantar por tientos:

Si a media noche en tu cama
te despierta un sudor frío,
por Dios no te dé hindama
que son los suspiros míos
que a media noche te llaman.

No hay comentarios:

Publicar un comentario