Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

jueves, 15 de mayo de 2014

Manolo de Huelva, un clásico guitarrista flamenco


Escuchando una vez más el imprescindible disco "El Pequeño Reloj" (Enrique Morente, 2003), me detengo en este registro (de título "A Manolo de Huelva") que quiero compartir con ustedes:



Cuando conocí a Morente en 1968 yo jamás había oído hablar de Manolo de Huelva. Fue Enrique quien me dio a conocer a este personaje al que él visitaba frecuentemente. Hombre solitario y huraño, abría generosamente sus puertas al joven granadino e incluso le enseñaba cantes ("Con una voz espantosa" solía decir Enrique) antiguos como, por ejemplo, las seguiriyas de Enrique el Mellizo que aparecen en el primer disco de Morente con la letra "Tó me viene en contra".

De nombre Manuel Gómez Vélez, había nacido en Ríotinto (Huelva) el día 16 de noviembre de 1892.  Se inició muy joven como guitarrista de concierto. El 3 de octubre de 1910 la revista "Nuevo Mundo" publicaba una foto suya refiriéndose al éxito obtenido en sus conciertos en la capital sevillana. Por esos años llegó a tener amistad con el músico gaditano Manuel de Falla y algunos autores mantienen que don Manuel se inspiró en los toques del onubense para algunas de sus composiciones, como por ejemplo la "Farruca del Molinero" incluida en su famosa obra "El Sombrero de Tres Picos". En junio de 1922 encontramos a Manolo de Huelva en el tan cacareado "Concurso de Cante Jondo" de Granada. No como concursante, tal cual muchos autores han trasmitido la falsa noticia publicada por el periodista "Galerín" que lo hacía ganador de uno de los premios ofertados a guitarristas. No, Manolo de Huelva estuvo en Granada como guitarrista oficial contratado por los organizadores, lo cual no es de extrañar dada su amistad con Falla y también porque entre los organizadores estaba Andrés Segovia que siempre se confesó ferviente admirador de Manolo.

No sé si habrá grabaciones suyas anteriores a este año, pero justamente en 1922 salen al mercado numerosas placas en las que acompaña al sevillano Manuel Centeno, cantaor que por cierto había sido muy crítico con los organizadores del evento granadino. De tales registros, vamos a detenernos para escuchar unos fandangos de Lucena:



En los años siguientes mantiene mucha actividad alternando con todas las figuras de la época como comprobamos en esta foto, tomada en el sevillano Pasaje del Duque, 


en la que vemos al guitarrista entre el cantaor Manuel Torre y el torero El Niño de la Palma, amén de otros flamencos como La Malena, Mazaco o Currito de la Jeroma. ¡Años de la "Ópera Flamenca", denostada por muchos "flamencólicos", que ya quisiéramos haber vivido muchos aficionados! 

Dicen que el punto más alto de su carrera lo alcanzó al colaborar con Manuel Vallejo, una vez que éste había sido galardonado con la "La Llave de Oro del Cante". Grabaciones como "María Magdalena", "Llegó el frutero" o "María de la O" se muestran hoy día como ejemplos del buen hacer cantaor junto al buen hacer de tocaor acompañante. Nos paramos y oímos el couplet por bulerías "María Magdalena"




La verdad es que la obra discográfica de Manolo de Huelva no guarda proporción en extensión con su calidad artística. ¿Por qué? Dicen que "por sus rarezas". A donde quiera que fuera, le acompañaba el miedo a que otros guitarristas le "copiaran" sus muy originales falsetas. Se cuenta la anécdota de que en el espectáculo "Las calles de Cádiz", protagonizado por La Argentinita, Manolo pidió que le construyeran una especie de habitáculo que evitara ser visto, y por tanto copiado, por alguien del público. Iniciado como guitarrista de concierto, se llegó a pensar que no dejó grabaciones en solitario. Sin embargo, el madrileño José Blas Vega, al que los andaluces nunca acabamos de reconocer y agradecer su labor en pro del Flamenco,  sacó a relucir al menos dos registros; uno por alegrías, otro por sevillanas, grabados parece ser que en 1935. Aquí los tenemos:



Desconozco cómo vivió Manolo de Huelva la guerra del 36-39 y la tan penosa como prolongada posguerra. Esta época debió de vivirla en Madrid donde Manolo se "ofertaba" tanto en Villa Rosa como en las ventas de los alrededores. Siempre temeroso de ser copiado, evitaba cualquier reunión en la que estuviera presente algún profesional de la guitarra. El bueno de Juan Habichuela nos cuenta que se quedó con las ganas de oírlo "de tú a tú", que hasta se hizo pasar por señorito en una venta para solicitar la presencia de un cantaor (éste le daba igual quien fuera) y del tocaor Manolo de Huelva. Ya reunidos éste observó las uñas de Juan, dedujo de inmediato que eran las de un guitarrista, tras lo cual guardó su guitarra y se marchó dejándolos plantados. ¡Cosas de artistas!

Parece ser que su última actuación en público fue en 1962, en la Casa de Málaga de Madrid, ilustrando una conferencia de Pepe Blas Vega junto a un joven cantaor llamado Enrique Morente.


Olvidado de casi todos, Manuel Gómez Vélez, "Manolo de Huelva", murió en Sevilla el día 12 de mayo de 1876 a los 83 años de edad.

(Bastantes datos de este artículo los he tomado de la entrada que hizo José Morente el día 14 de julio de 2013 en su blog La razón incorpórea. Conste mi agradecimiento) 

8 comentarios:

  1. ¡Grande don Manué! En Youtube se le puede ver tocando por Seguiriyas, aunque el año 1935 no es correcto. El documental es de 1938 y fue rodado en París por Marius de Zayas. Un abrazo


    https://www.youtube.com/watch?v=-anQKU-SVlU

    ResponderEliminar
  2. En todas esas secuencias con Argentinita acompaña Manolo. Un lujazo...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Alberto, por enriquecer nuestro conocimiento de "El de Huelva". Debe de haber más cosas por ahí porque, ¿de dónde sacó Morente el toque solearero que utiliza en el "El Pequeño Reloj"?

      Eliminar
  3. Es verdad Andrés, yo también me he hecho esa pregunta ¿De dónde sacó esas tomas? Puede ser que grabara la guitarra para estudiar la soleá y la caña para la conferencia con Blas Vega y las tuviera guardadas como oro en paño. No se entiende de otra forma, ambos toques con el de Huelva no se tratan de piezas de concierto sino de una base de acompañamiento para esos cantes en concreto. Y en las alegrías lentas con Sabicas haría lo propio cuando grabaron juntos en 1990. Lo de Montoya no, es un arreglo sobre la clásica Rondeña del maestro de Lavapiés.
    He leído en el blog de José Morente que según Andrés Segovia 'el dedo pulgar de Manolo de Huelva debería ser conservado a su muerte, para mantenerlo como reliquia viva y persistente que con el se lograban las tonalidades más bellas y puras del flamenco'. Y tanto. Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. Me dice David Pino que esas son las grabaciones que hizo el de Huelva, sin falsetas, para que no se las copiaran, una vez más. Y sobre ellas grabó Enrique. Él las tiene. Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magnífico, Faustino. Están en buenas manos. Pero, ¿cuándo las grabó y para quién? Un abrazo para ti y otro pá David el de La Puente.

      Eliminar
  5. Estimado Andrés:
    Manolo de Huelva llegó a grabar más placas de pizarra en solitario. Entre 1935 y 1937 grabó al menos 4 soleares en mi, unas seguiriyas, unas sevillanas, unas alegrías (cuya conocídisima falseta aparece en Rito y Geografia del cante sino recuerdo mal). Así que al menos dejó grabados 7 toques en solitario.
    Seguramente aparecerán más por ahí. Yo sólo tengo esas de las que hablo, pero que habrá coleccionistas con algún regalo más.
    Un saludo flamenco

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegran mucho tus noticias. Gracias, Antonio. Saludos

      Eliminar