Visitando mi cuaderno Cantando por Fandangos, ahora convertido en EL MUSEO DEL FANDANGO, podrán elegir entre doscientos cincuenta (250) artistas distintos para escuchar este estilo de cante.

miércoles, 27 de julio de 2011

Bernardo Miranda triunfa en Guadamur

Bernardo Miranda, hijo (porque lo es de mi sobrino Bernardo Miranda Cañero, también cantaor) acaba de ganar el Primer Premio en el Sexto Concurso Nacional de Cante Flamenco celebrado el pasado 23 de Julio en Guadamur, provincia de Toledo. A sus 23 años, tiene en su haber otros premios como les detallaré otro día.

Formado en la escuela-peña de El Mirabrás, ha adquirido mucha técnica y mucho conocimiento flamenco. Esto, unido a una claras facultades y un sobrado buen gusto, hacen que Bernardo sea, en un futuro próximo, un valor a tener en cuenta.

Vean esta muestra de los "cantes sin guitarra" que hizo en Guadamur. Con él les dejo


jueves, 21 de julio de 2011

La Rondeña Lucentina de Valderrama

Primero, escuchen ustedes. Luego hablamos...



Sobre el segundo cante que nos hace el maestro Don Juan Valderrama, acompañado por el guitarrista Luis Calderito, no hay duda alguna: efectivamente es la malagueña de Fosforito (el histórico, claro).

Pero, ¿qué me dicen del primero, anunciado como "Rondeña de Lucena"? Por si no teníamos ya bastante lío con las rondeñas (¿del pueblo de Ronda?, ¿cante para rondar?, ¿las que popularizó Jacinto Almadén?, ¿las que hacía Rafael Romero?, ¿el taranto que Manuel Torre grabó con ese nombre?, ¿el toque para guitarra de Ramón Montoya?) viene ahora el veterano cantaor y echa más leña al fuego.

El toque, así como la entrada que hace el cantaor, no son sino de malagueña. De hecho todo el cante lo es, si bien el "molde musical" sigue siendo el de una de las variantes del Fandango de Lucena. ¿Entonces, en qué quedamos?

Les digo lo que yo pensé la primera vez que oí este cante, hace ya unos años: Don Juan, con su sabiduría ilimitada, nos enseña lo que debió de ocurrir en la segunda mitad del siglo XIX, cuando el Canario, el Perote, la Trini, Antonio Chacón, Fosforito y otros, partiendo de ciertos cantes por verdiales, quitándoles compás y añadiéndoles melodía, forjaron lo que hoy conocemos como malagueñas. Así de claro: aquí Valderrama crea ni más ni menos que una nueva malagueña. La pena, como diría mi amigo el gran crítico flamenco Agustín Gómez, es que directamente no le hubiera puesto el nombre de "Lucentina" o, digo yo, "Lucentina de Valderrama".

viernes, 15 de julio de 2011

Porque o seu valor perdéu (porque perdió su valor)

Durante cinco años viví lo que yo llamaba mi "exilio dorado" en esa tierra paradisíaca que llamamos Galicia. La dejé en 1976 para establecerme hasta hoy en la ciudad
andaluza-romana-cristiana-mora-judía-castellana
de Córdoba, cerquita de mi Fernán Núñez natal. Entre los muchos recuerdos que traje de Galicia estaba el libro "Cancioneiro popular galego", recopilado por Ramón Cabanillas, familiar y antepasado por cierto de aquel político llamado Pío Cabanillas que fue mano derecha primero de Fraga, en los últimos años del franquismo, y luego de Suárez, en la época de la transición. Releyéndolo un día, me encuentro esta copla:

Ao pano fino na tenda
unha mancha lle caiéu
a menos precio se vende
porque o seu valor perdéu.

Pero, ¡si esto lo he oído yo por soleares! Claro que sí y, ahora las comparto con ustedes:

Con la guitarra de Fernández "El Negro", las canta Manuel Fernández Cruz, Manolito el de María, gitano que vivió en una cueva del castillo de Alcalá de Guadaira, donde nació en 1904, muriendo en Sevilla en 1966. Exquisito cantaor no profesional emparentado con los Paula de Alcalá, los Talega de Dos Hermanas y los Cruz García de Mairena del Alcor. ¡Buena genealogía, buena! Pero vayamos con las letras: si la primera se iguala a la copla gallega recogida más arriba, ¿qué me dicen de la última? Trocá a su manera por Manolito, no es sino aquella de

Las barandillas del puente
se menean cuando paso.
Yo te quiero a ti solita,
de las demás no hago caso.

que tan popular hizo la cantante madrileña María Dolores Pradera y que en Andalucía suele cantarse como "Jotilla de Aroche" (Huelva). Traigo esto a colación para reafirmarme en mi creencia de que, aunque exista un cancionero intrínsecamente flamenco, del que habrá ocasión de hablar, lo más común es que el cancionero flamenco esté imbricado con los diversos cancioneros peninsulares e incluso de otros países. Pensando, por ejemplo, que uno de los temas dominantes en el cante es el del amor y que éste es universal, no debe extrañarnos esta mezcla que más que excepción debe ser regla común.

sábado, 9 de julio de 2011

Las Rondeñas de Juan Varea

No recuerdo la referencia exacta, pero aseguro haber leído en alguna parte que tanto la Rondeña como la Jabera no habían sido grabadas hasta la aparición de la famosa "Antología de Hispavox". Esto es falso, la Jabera fue grabada en los años treinta por El Chato de las Ventas. Tengo la grabación, pero mi impericia en estas técnicas, no me permite insertarla en el blog. Esto sí lo he conseguido con la Rondeña. Por favor, escuchen....

Juan Varea, con la guitarra de Paco Aguilera y la etiqueta de "Fandangos nuevos", nos hace dos preciosas rondeñas, las cuales remata con ese fandango que los malagueños dicen de Jabegotes, pero que otros relacionan con los cantes del granaíno Frasquito Yerbabuena.


La grabación está incluida en el "extended play" cuya cubierta aparece más arriba, con sello Columbia y fecha de 1960. Tiene todo el aspecto de que sus registros son reconstrucciones técnicas de discos de pizarra, con lo cual yo siempre pensé que fue grabado antes que la Antología. Esto pude corroborarlo cuando hace unos años encontré un CD, cuya cubierta pongo abajo, en el que aparece la misma grabación.

domingo, 3 de julio de 2011

Adventencia

Para mi sorpresa este blog ya ha recibido más de 3400 visitas. Muy lentamente voy aprendiendo las técnicas e intríngulis de estas cosas, pero aún así y para que nadie se llame a engaño ni espere encontrarse con "maravillas", cambio de vez en cuando la fecha de esta entrada para que sea la primera que lea el visitante novel y sepa que el autor de este blog es un viejo aficionado al cante que humildemente quiere mostrar, a modo de pinceladas, algunas de sus vivencias, de sus recuerdos. No se pretende más: no soy investigador de nada ni pertenezco a esa tribu de los llamados flamencólogos.

Su elaboración sigue en fase de ensayo. Por eso, se pide disculpas a los posibles lectores por su defectuosa y escueta presentación, por su desorden. El autor está aprendiendo ahora estas cosas del dichoso Internet, lo que explica que alguna entrada ya publicada sea modificada más tarde.

Empero, si algún sufrido lector llega hasta él, solicito me envíen sus comentarios. Ayúdenme a aprender señalando mis defectos. Afectuosamente

Andrés Raya